domingo, 13 de mayo de 2018

¿LOBADAS O PERRADAS?


Conocemos como lobadas los ataques al ganado realizados por los lobos. Cuando se trata de ganado menor puede afectar a muchas reses a la vez. En esos casos, los lobos matan más presas de las que van a consumir. Siempre se dijo que se trataba de una conducta ancestral para acumular alimento, pero esto no es así y lo explico detalladamente en mis libros “Etología del lobo y del perro. Análisis e interpretación de su conducta” y en “Lo que el lobo sabe. Ecoetología del lobo” por lo que no me voy a extender aquí en eso. 

Muchos daños al ganado realizados por perros son atribuidos al lobo, lo que resulta un problema para la especie salvaje, ya bastante vilipendiada por leyendas negras de todo tipo que le alejan de la realidad.
Tanto lobo como perro pueden causar daños al ganado si este no está convenientemente protegido, idealmente por perros mastines adecuados. A menudo la valoración se realiza “a ojo de buen cubero”, por lo que las posibilidades de que el daño se atribuya a lobo siendo de perro son mayores. En países nórdicos esto se valora analizando el ADN de la saliva que el cánido deja en las mordidas.
Perros disparados por ganaderos tras matar ganado. 

Cuando las bajas son muy numerosas podemos sospechar inicialmente que el causante/s es perro, y sin duda alguna si el rebaño estaba bajo una tenada e incluso en una nave, como se ha dado el caso, que son lugares evitados por los lobos por su desconfianza innata.

Los daños producidos en un ataque masivo al ganado por perros son habitualmente mayores que los de los lobos y las razones son varias:
-         * Los perros no están siguiendo de forma clara a un líder. Los lobos siguen a los ejemplares adultos y cuando estos lo dejan, todos se van.
-                 * Los perros no tienen el miedo a los humanos que tienen los lobos, no tienen miedo a cazar por el día o bajo techumbres.
-           * Los perros pueden tener motivaciones adulteradas de presa y caza y derrochan energía con una conducta inmadura típica de animales domésticos.








Cuando recibí la noticia de que un rebaño de 40 cabras había sido matado por lobos supe que estos no habían sido, algo que se comprobó posteriormente. Las cabras dan mucho más “juego” que las ovejas para su captura, y no puede creerse que los lobos lleguen a matar una tras otra tan alto número de cabras. Perros sí. A menudo se atribuye a lobo para poder recibir indemnizaciones que no se reciben por daños de perro.

Por tanto, resumiendo:
-         * Los daños se producen por no usar métodos preventivos (manejo, mastines y/o vallados adecuados)
-                   * Los daños causados por perros son mucho más cuantiosos
-         Muchos daños causados por perros se atribuyen a lobos (a veces premeditadamente)
-                * En España, al contrario que otros países que usan análisis genéticos, se peritan los daños “a ojo”.





domingo, 6 de mayo de 2018

EL EXTERMINIO INCESANTE DEL LOBO EN VALLADOLID


La Junta de Castilla y León decidió para este año que se podían asesinar 5 lobos en la provincia de Valladolid, donde sabemos a CIENCIA cierta que el lobo lleva años en declive. Nada más y nada menos que cinco ejemplares de lobo ibérico, especie de la que sabemos que cada individuo es una joya genética. 
Pero en febrero ya eran 6 los lobos muertos (que se supiera) en la provincia. Aún así, la Junta, como de costumbre, y haciendo oídos sordos de las recomendaciones de científicos y conservacionistas, como de costumbre, no paraliza la ejecución de lobos. No quiere contabilizar los que ya han muerto por unas u otras causas. La Junta de Castilla y León quiere aniquilar nuestros lobos. 


En este vídeo... el precioso lobo asesinado vilmente por los cafres de la montería de Mucientes, Valladolid, que disfrutan mirándole los dientes. Eso es lo que hacen con nuestros lobos. 



El primer fin de semana de febrero asesinaron dos lobos en una montería al jabalí en la que dicen que se concedió permiso para disparar a lobo/s. Otro lobo de ese mismo grupo fue aniquilado por la patrulla antilobo que tiene la Junta de guardas contratados con nuestro dinero para destruir nuestra biodiversidad (esa que llaman eufemísticamente "Patrulla de Seguimiento de Fauna"). 

Y en la última semana de enero se contabilizaron en Valladolid 4 lobos muertos furtivamente (uno envenenado) y uno son sarna que murió finalmente. Podemos dar por aniquilado un nuevo grupo de lobos en la provincia. 
Finalmente, acaba de aparecer una loba muerta más en Valladolid... que se suma a la interminable lista de lobos desaparecidos QUE NO SE CONTABILIZAN. Esta loba era del grupo del cuál han sido aniquilados cinco ejemplares. 


LM.Barrientos llama la atención sobre el que de más de mil (¡1.000!) lobos muertos sólo en la provincia en 25 años, el 70% habían sido matados por furtivos y sin denuncia. Furtivos impunes. 
Con impunidad matan a nuestros lobos.
La especie más noble e impresionante de nuestra fauna es apestada, cazada, vilipendiada y furtiveada con impunidad por gente repugnante y abominable.  
Efectivamente, la rata de agua (Arvicola sapidus) está en la Lista Roja, la víbora hocicuda (Vipera latastei) también... Especies catalogadas "En peligro de Extinción" como puede ser el águila imperial ibérica (Aquila adalberti) tienen los mismos efectivos reproductores aproximadamente que el lobo ibérico, que, en cambio, permanece en el limbo, o es especie cinegética o perseguida. 
Con impunidad desaparece el lobo de nuestros campos castellanos. Hace 10 años había el doble de lobos en Valladolid. Aún hay quien tiene la desfachatez de decir que "el lobo está en expansión", que "está plagado de lobos" y ese tipo de memeces. 
Qué asco da la caza, la Junta, la ganadería y todo lo que con esta matanza se relacione.



sábado, 5 de mayo de 2018

LA ÚNICA LOBA DE DINAMARCA HA SIDO ASESINADA

En 1813 fue matado el último lobo de Dinamarca. 199 años después, en otoño de 2012, fue visto un lobo, algo que se confirmó cuando apareció su cadáver un mes después. Fue en el Parque Nacional de Thy, en el Norte de Jütland. La necropsia confirmó que el lobo provenía de la población de Alemania y que había muerto por causas naturales. Era un individuo dispersante del grupo Milkeler que había cientos de kilómetros (700 kms en línea recta en el mapa), sorteando carreteras, ríos, e incluso vías fluviales tan sorprendentes como el Canal de Kiel. 

Pronto se confirmaría la presencia de más lobos en el país. Se identificaron tres individuos diferentes a través de su ADN. Uno que habría llegado desde Alemania (hermano del que apareció muerto) y otros dos directamente de Polonia. Machos dispersantes en busca de nuevos territorios, en un territorio fantástico para albergar varias manadas de lobos. 

En 2014 se lograron identificar hasta 11 lobos diferentes. Todos machos, dispersantes de Alemania, Polonia y quizás Países Bálticos. Todos habían recorrido cientos de kilómetros pero no había ninguna hembra entre ellos.  

En 2016 es filmada una pareja de lobos y se descubre que uno de ellos es una hembra alemana. Al año siguiente se confirma que, al fin, por primera vez en ya más de dos siglos, se ha formado el primer grupo familiar de lobos de Dinamarca. 
Con todas las esperanzas puestas en esta primera loba y esta primera familia de lobos para la recuperación de la especie en el país, la única loba de Dinamarca ha muerto de un disparo furtivo. Mientras unos naturalistas la filmaban, un furtivo la disparó desde un coche. Gracias a la filmación, el furtivo ha sido localizado por la policía. aunque niega los hechos y no quiere colaborar con la policía. Era en las tierras propiedad de un político danés  candidato al Parlamento y el furtivo era un familiar suyo al que le han sido confiscadas varias armas. Por todo esto, el político ha tenido que dimitir. 


martes, 1 de mayo de 2018

DENUNCIA BATIDAS FURTIVAS DE LOBO

EL FURTIVISMO AL LOBO ALCANZA UNAS COTAS INSOSPECHADAS.

sábado, 17 de marzo de 2018

ESTRENO DEL DOCUMENTAL DAÑOS CERO

ESTRENO DEL DOCUMENTAL DAÑOS CERO EN EL GABINETE DE HISTORIA NATURAL. 

Producido por LOBO MARLEY y dirigido por DAVID NIETO MACEÍN, este trabajo demuestra como el oficio de pastor es totalmente compatible con la defensa del lobo ibérico.
Tan solo hay que llevar a cabo, con profesionalidad, sin egoísmo y con conocimiento ese oficio tan imbricado en el paisaje y en nuestra historia.
Conoceremos así de primera mano, la labor de Álvaro García Río-Miranda en los Alpes, tierra de lobos y trabajando con sus mastines en perfecta armonía.
Será la tarde perfecta, para celebrar juntos la gran manifestación que a las 12h del día siguiente (18 de marzo) desarrollaremos en Madrid en defensa del Lobo Ibérico.
¡No puedes faltar!

III MANIFESTACIÓN POR EL LOBO VIVO LOBO PROTEGIDO


miércoles, 13 de diciembre de 2017

EL LOBO CONTROLA LAS ENFERMEDADES DE LOS UNGULADOS


EL VALOR DESVALORIZADO E INVALUABLE DEL LOBO

Es innegable que los lobos identifican las debilidades de sus presas y se dirigen a ellas con prioridad. Para el ojo humano, un ciervo puede parecer perfectamente sano pero los lobos son capaces de detectar en él una enfermedad. Es ese sexto sentido del que muchas veces hablamos que está presente en el Canis lupus y que es una capacidad perceptiva desarrollada en pos de la depredación. Un poco de cansancio o lentitud, un marcha algo diferente por artritis, el olor de una infección latente, el comportamiento ingenuo de los juveniles… Ha sido demostrado en múltiples investigaciones, especialmente en Royal Island, Yellowstone y otros lugares. Los lobos perciben detalles que para nosotros son imperceptibles. Detectan las debilidades de las presas. Y de forma innata tienen una motivación a centrarse sobre estos animales, algo que se potencia con el aprendizaje. En el mayor laboratorio de investigación de la relación del lobo con sus presas, Isla Royal (Lago Superior, Michigan), la inmensa mayoría de las presas sufrían artritis, periodontitis o malnutrición. Por eso los predadores proporcionan una resistencia mayor a la propagación y prevalencia de enfermedades en las especies presa.

La CWD (Chronic Wasting Disease), una encefalopatía espongiforme de los cérvidos americanos, que es letal y contagiosa, invade ahora los ecosistemas más ricos de vida salvaje de toda Norteamérica, propagándose como la peste, y ya ha llegado a Europa, donde se ha detectado al sur de Noruega en 2016 en renos y alces.

Los tan calumniados y aniquilados lobos son los más importantes aliados contra las enfermedades de sus presas. El caso de la mencionada Isla Royal fue muy conocido. Los alces ocuparon la isla, donde no había lobos, y su población llegó a alcanzar miles de ejemplares, que consumieron la vegetación y destruyeron el equilibrio de todo el ecosistema. Enfermaron dramáticamente y las epidemias les precipitaban hacia una inminente extinción… cuando llegaron los lobos. Estos, a pesar de lo que se creyó inicialmente, sanearon la población eliminando a enfermos y débiles. En poco tiempo, los alces tuvieron una población sana y los ecosistemas se regeneraron.

Aunque los datos científicos lo confirman una y otra vez, sigue existiendo una férrea resistencia a admitir el papel beneficioso y fundamental del lobo en los ecosistemas, y se ponen de manifiesto perjuicios culturales absurdos en las reuniones de las Administraciones con ganaderos y cazadores ante la perplejidad de científicos y conservacionistas.

El odio cultural al lobo es capaz de estar por encima de la ciencia. Las emociones generadas por aprendizaje en personas sin conocimiento, cultura, personalidad o capacidad de pensar de forma crítica, son tan fuertes que no son capaces de reconocer el importante papel del lobo.

En USA, el jefe del Departamento de Vida Silvestre y Parques de Montana, ha dejado a todos boquiabiertos afirmando –en contra de las constantes evidencias científicas- que las ventajas de los predadores para el control de las enfermedades de los cérvidos no han sido probadas y que para que fueran eficaces tendría que haber tantos predadores que sería inaceptable socialmente para cazadores y ganaderos. Esto lo cuento porque en España estamos infectados por la misma ignorancia entre los políticos y gestores. Afirman una barbaridad esperpéntica sin ningún conocimiento de base y se quedan tan anchos.

La estrategia que quiere implantar es que sean los cazadores los que maten sin compasión en las zonas endémicas de la enfermedad, y ha aumentado las cuotas de caza de forma brutal. Esto muestra un sesgo personal contra el lobo e ignorancia profunda en el Departamento de Vida Silvestre, que no comprende en absoluto el funcionamiento de los ecosistemas ni aprecia lo más mínimo la historia natural.

Sabemos que los lobos cazan animales débiles y enfermos y que mitigan y frenan la aparición de enfermedades, constituyendo además un elemento de selección de animales más resistentes a dichas enfermedades. Como se persiguen y matan lobos, la encefalopatía de los cérvidos se extiende por Norteamérica, lo que está generando una preocupante alarma. Ya han dicho que si la epidemia de CWD reduce drásticamente los ciervos de Yellowstone, se produciría una alteración de la estructura y función de sus ecosistemas.


A pesar de ello, Wyoming y Alaska persisten en el exterminio de lobos basándose solamente en el odio cultural ancestral heredado de los colonos que se dedicaron a masacrar a esta especie con saña. Aunque nuestro conocimiento ha aumentado y ya existe una conciencia científica y ecológica que debería estar por encima de los mitos absurdos y dañinos retratados en cuentos y leyendas inventadas, persiste la hostilidad. En el 85% de Wyoming, por ejemplo, los lobos son tratados como “alimañas” -como si el tiempo no hubiese pasado- y pueden ser aniquilados en cualquier momento del año y sin motivo, incluso trampeados y ¡hasta envenenados! o disparados desde el aire. Aunque no exista amenaza para el ganado, lo que es claro indicativo del absurdo en el que viven. En la esquina NW, cerca de Yellowstone, los lobos son especie cinegética y por añadidura están sujetos a matanzas cuando los ganaderos tienen antojos. Pero la evidencia es que, a medida que se erradican los lobos en Wyoming, la CWD se va extendiendo como una masa de aceite hacia el Oeste, más rápido de lo que se esperaba, a través de cérvidos infectados.

 Las condiciones perfectas para extender la pandemia se dan en el Refugio Nacional del Wapití (National Elk Refuge) y puntos de alimentación de ciervos gestionados por el Estado de Wyoming. En estos lugares se concentran de forma artificial miles de wapitíes (ciervos americanos) durante el invierno y esto acelerará la expansión de la enfermedad de forma devastadora.

En Montana tampoco están las cosas bien para el lobo y, por tanto, están alentando la expansión de la encefalopatía. Allí hay tres áreas en las que los lobos están sujetos a una precaria protección con cuotas de matanza con cierto límite (dos al norte de Yellowstone y otra al oeste del Parque Nacional de los Glaciares), pero el resto del Estado permite el exterminio del lobo. Como si no hubieran avanzado en el conocimiento científico y en el respeto a los valores naturales y la biodiversidad desde hace dos siglos.
Los grupos o manadas estables de lobos son la verdadera y única garantía de salud para los cérvidos y, por ende, todo el ecosistema. Hasta un cazador, Kevin Van Tighem, que fue superintendente del Parque Nacional de Banff, en Canadá, dijo: “Pueden inventar razones de cuentos de hadas para despreciar a los lobos y justificar su exterminio, pero eso no cambia la naturaleza fundamental del lobo comprobada en el tiempo. No conozco a ningún biólogo creíble que defienda que los lobos no son la mejor y más importante manera de lidiar con la encefalopatía de los cérvidos”.

En el Parque Nacional de las Montañas Rocosas, en Colorado, hay actualmente un brote de la enfermedad… y no hay lobos. Hay una alta densidad de wapitíes. Las densidades antinaturales de ciervos en los puntos de alimentación del Refugio de Wapitíes de Wyoming alcanzan miles de ejemplares por km2. Esto significa que la CWD puede ser especialmente virulenta y que los lobos son vitales para sanear las poblaciones de estos cérvidos.

El famoso biólogo Dr.Paul Paquet ha monitoreado la expansión geográfica de la encefalopatía en relación con la presencia de lobos desde que la enfermedad se confirmó por primera vez hace décadas. “Hasta la fecha, la CWD no ha prosperado donde las poblaciones de lobos están activas, aunque la enfermedad ha aparecido en los márgenes de estas poblaciones. Un simple mapeo de la distribución de lobos y la CWD es muy instructivo”, dice.


LAS MENTIRAS PARA JUSTIFICAR LA PERSECUCIÓN

Las opiniones políticas no se alinean con la realidad. En 2016 las bajas en ganado por lobos en Wyoming han sido de 154 terneros, 88 ovejas y un caballo. En 2015 había en todo el Estado 377 lobos. Montana tiene cerca de 500 lobos y Idaho 786 según los censos de la Administración. 
Decían algunos políticos americanos del Congreso, en abril de 2015, que desde que los lobos fueron protegidos, habían tenido un impacto devastador en la caza y la ganadería, generando pérdidas trágicas para el ganado y la vida silvestre, que históricamente eran fuertes y sanas. Observando los datos en los que se basaron para tal afirmación, veíamos que durante el año 2014 había unos 1800 lobos en 313 manadas para todo Wyoming, Idaho, Montana, Oregón y Washington, y que habían matado 140 terneros, 172 ovejas, 4 perros, 1 caballo y 1 burro. En una vasta región con millones de cabezas de ganado. ¿Esto era lo que los miembros del Congreso llamaban trágico y devastador? Allí mueren cada año miles y miles de vacas y ovejas por enfermedades, clima, accidentes, envenenamientos con plantas, rayos, ataques de perros, etc. Los lobos no representan ni el 1% de las pérdidas. Y es digno de mención que sólo el 62% de todos los grupos de lobos estuvieron involucrados en predación de ganado en algún momento y la mayoría predaron ganado de forma excepcional. Significa que sólo en 4 de cada 5 manadas no había habido incidentes con ganado.